El Terrible.

El Terrible era el alias de un buque corsario contrabandista hecho en Gibraltar que fue artillado para esa labor. Fue el terror de las costas españolas del Mediterráneo hasta que un ilustre marino de Benidorm, Don Gaspar Ortuño, le dio caza y fue añadido a la flota de guardacostas de la compañía Llanos, Orts y Cía.
Poco después, un buque de guerra inglés lo interceptó entrando en Algeciras y lo llevó a Gibraltar, donde hubo un gran debate sobre la legalidad de su anterior captura.

Toda esta historia fue contada por los periódicos de la época que os presento a continuación, dejando ver el talante malvado de los ingleses, que aunque “amigos”, no dejaban de molestar y perjudicar al comercio español.

Un episodio más del enfrentamiento anglo-hispano por el poder naval.

Falucho-2-1910_thumb[1]

Falucho.

Diario constitucional de Palma del seis de Noviembre de 1839.

-El corsario contrabandista de Gibraltar llamado el Terrible, que hace largo tiempo señoreaba las costas del Mediterráneo, siendo el terror de ellas y arruinando con sus alijos de contrabando los ingresos de las rentas públicas y el comercio de buena fe, ha sido apresado al abordaje el 11 del corriente en las aguas de Gandía, después de un reñido combate de tres horas, que costó la vida al capitán contrabandista y 10 individuos más de su tripulación, no sin daño del valiente D. Gaspar Ortuño capitán del guarda costas Plutón, de la empresa Ors y García que ha recibido una herida grave de metralla en una pierna al tiempo del abordaje antes de rendir a su contrario.

Este buque artillado con seis piezas de grueso calibre y sesenta y nueve hombres de tripulación, que era el terror de aquellos mares, ha tenido que ceder al esclarecido arrojo de Ortuño, que hace tiempo deseaba encontrarse con él.
La intendencia de Valencia, a cuyo puerto ha sido conducida la presa, conoce en la aclaración del comiso.

0522

Diario El Corresponsal (Madrid) del 26 de Julio de 1840.

Nuestras discordias internas que miserablemente se renuevan, cuando las creíamos terminadas, no nos han de ocupar tan exclusivamente que nos hagan olvidar el decoro nacional en el exterior. Un hecho ha ocurrido que debe alarmar a los españoles celosos por la independencia nacional atacada, según todas las apariencias, por súbditos y autoridades dependientes de una potencia amiga. Las consideraciones que debemos con ella guardar no deben excusarnos de referir los hechos y sentar los antecedentes de un asunto que puede elevarse a una cuestión empeñada de derecho internacional.

Hablamos del apresamiento o detención del falucho español guardacostas Espartero (a) El Terrible.

Este buque fue detenido el 11 del corriente en el momento de entrar en la bahía de Algeciras por un bergantín de guerra inglés que le condujo a Gibraltar. El pretexto para esta tropelía fue el de si sus papeles estaban o no en regla y podía llevar la bandera española que enarbolaba. Sometido el caso al tribunal de corte de aquella plaza declaró que sus papeles estaban corrientes y se le mandó poner en libertad, pero en el momento de prepararse a dar la vela, fue detenido de nuevo por providencia de la suprema corte a instancia de los que se dicen dueños anteriores del buque previa una fianza que parece se les ha exigido para responder de los perjuicios de 30 mil duros. Dícese que los tales dueños se han propuesto probar que la aprehensión del Terrible había sido un acto de piratería cometido a pretexto de que se ejercitaba en el contrabando.

Joseph-Mallord-William-Turner-Paintings-The-Rock-of-Gibraltar-with-Shipping-in-the-Foreground

Gibraltar.

Cuando se construyó el Terrible en el astillero de Gibraltar era público el objeto  a que se destinaba, y se censuró mucho que permitiese artillar en puerto de una nación amiga un buque de tales dimensiones y fuerza para hacer el contrabando, y aún creemos que se hiciese alguna reclamación sobre el particular por parte de nuestro gobierno o de las autoridades de Algeciras.

El Terrible sin embargo se artilló y armó en guerra, y comenzó a hacer expediciones a nuestras costas, inundándolas de géneros de prohibido comercio, hasta que el 11 de octubre del año último fue apresado después de un reñido y sangriento combate, como resulta del parte que insertaremos a continuación.

Declarado de buena presa se vendió en pública subasta y le adquirió la empresa de guardacostas, destinándolo después al servicio del resguardo marítimo con arreglo a uno de los artículos de su contrato. Su tripulación en el acto del combate era de 69 hombres, siendo circunstancia notable que no arboló bandera, y que ya antes de este combate había tenido otro con el mismo guardacostas Plutón, en el cual no pudo este abordarle por haberse rendido el palo mayor con una descarga en el acto de aproximarse al abordaje.

gandia

Esta es la fiel historia del buque Terrible destinado desde el astillero a sostener cruda guerra contra la industria española y contra las rentas del gobierno. Ha sido arrancado de la bahía donde se hallaba surto y conducido a un puerto extranjero con un pretexto engañoso, cual era el de examinar sus papeles: ha sido declarado libre y luego embargado por los que se dicen sus antiguos propietarios, alegando derechos que ya perdieron. No es el recobro del capital lo que interesa a los que en Gibraltar se ocupan en el tráfico que nos arruina; es la inutilización de un medio que tenía nuestro gobierno para defender sus costas de las introducciones fraudulentas que forman la industria infame de sus defraudadores.

No dudamos que nuestro gobierno habrá dirigido las reclamaciones que el caso exige tanto a las autoridades de Gibraltar, como al gobierno de S.M.B., y que este, como buen amigo y aliado hará la debida justicia sobre un hecho que entre naciones de poder igual sería el origen de más serias consecuencias. Ni nuestro actual estado de abatimiento, ni nuestra gratitud y consideración hacia la Gran Bretaña, disminuyen un solo punto nuestro derecho, ni menguan la independencia de que en medio de sus desgracias se ostenta justamente orgullosa la nación española: ni un tribunal extranjero puede revocar una sentencia de buena presa dictada por otro tribunal competente. El honor nacional está interesado en procurar que se repare este agravio; que agravio es, y muy grande, en que a la violencia se agrega la superchería.

El gobierno de S.M.B. es demasiado justo para permitir que dependientes suyos atropellen así la propiedad de españoles dedicados al servicio público ya la persecución de los infractores de las leyes:

Y supuesto que hubo armadores tan temerarios que quisieron arrostrar los riesgos de una empresa ilícita, ningún gobierno penetrado de lo que a sí mismo se debe, puede constituirse fiador y patrono de semejante temeridad.

600 dpi un framed LAXE

Copia del parte que se cita.

Consiguiente al aviso oficial que V. me comunicó de hallarse el falucho contrabandista Terrible por estas costas con cargo de tabacos y géneros de ilícito comercio para diferentes puntos de las mismas, en particular Denia, Gandia, Valencia y Cana, di la vela de la rada de Benidorme donde estaba al abrigo del E. el 10 en busca del predicho; y amaneciendo en el meridiano de Gandía divisé un falucho como a  una milla de tierra a la parte del E.N.E. que salía hacia afuera, el que por sus maniobras y aparejos conocía, era el susodicho Terrible, y a pesar de la superioridad en fuerza del enemigo, animado de los mejores deseos a favor de la hacienda nacional en interés de la empresa arengué a mi tripulación que tanta confianza me inspira, y decidí a emprenderle caza y batirle si le daba alcance; en efecto fórceme de velas, lo que visto por el enemigo armó su palamenta poniéndose en fuga, y como el viento era poco, no fue posible ponerme a tiro de cañón hasta las nueve de la mañana, que confiado en sus colosales fuerzas se uso de orza en ademán de esperarme y batirme; le hice la señal de ordenanza afirmando la bandera de guerra española, cuyo saludo fue contestado con una descarga de cuatro cañonazos a un tiempo a bala y metralla sin enarbolar pabellón alguno: a seguida ya jugaban nuestras minas sin cesar, trabándose tan encarnizado combate que me faltan expresiones para ponerlo en su punto de vista, el que sólo pudo sostener el arrojo y decisión de mis subordinados siempre prontos donde los llamaba mi voz; pasada una hora, poco más o menos, le observé rendido el palo y entena mesana por la banda, efecto de los acretados tiros de nuestra artillería dirigida por el 1º y 2º contramaestres José Cortés y Francisco Sorivelles, quienes se han portado en todo el combate con más valentía de la que se requiere en semejantes casos: y continuando la acción con más ventajas, según mis observaciones, por parte del enemigo a causa de batirnos con cañones, con su mejor posición, y no cesando nunca de disparar unos mistos incendiarios a la manera de cohetes a la congreve, causando muchas averías en el velamen y maniobras a mayor abundamiento tener el palo mayor atravesado de una bala de a 36 encontrándome herido de la pierna derecha de un casco de metralla, hice un esfuerzo y me decidí a darle el abordaje por conocer era el único medio que me quedaba para la victoria; convidé a mis valientes, que animados de mi segundo D. Antonio Ors, se preparó todo lo necesario para operación tan arriesgada; efectivamente a la voz de viva ISABEL II, se le embistió, disparando las minas el indicado Sorivelles, las que le causaron el desarbolo de la entena mayor y destrozo total en la maniobra, sufriendo nosotros a un mismo tiempo una descarga y disparos de mixtos que nos ocasionaron averías considerables e incendio del foque, dejándonos en posición de no poderle atracar, pero no por ello desistí, invitando a mis tripulantes se arrojaran al agua con sable en boca (a causa de haber perdido la lancha durante la caza) y le asaltaron con la velocidad del rayo, dándoles el ejemplo mi 2º y condestable don Ramón Rodríguez quedando apoderados del buque enemigo. Por nuestra parte no ha habido más desgracias que mi herida de alguna gravedad y cuatro contusos, la que en aquellos momentos me obligó a meterme en cama y dejarle el cargo a mi 2º el que me dio relación ser el buque apresado el Terrible con cargo de tabaco y géneros de ilícito comercio, armado y artillado con 6 cañones, dos giratorios, uno del calibre de 36 y otro de 24 y cuatro carronadas de 18; una caja de armas blancas y otra de chispa con sus correspondientes pertrechos; algunos mixtos y granadas, tripulado por 69 individuos, incluso 12 muerto, que según relación de los mismos lo fueron durante el combate, y entre ellos el capitán del buque enemigo; enseguida di orden que se clavaran y sellaran las escotillas y se hiciese rumbo hacia Valencia, en donde he fondeado y puesto el buque a  la orden y disposición del señor comisionado, no pudiendo menos de recomendara eficazmente a toda mi tripulación, y en particular a los oficiales D. Antonio Ors y Ortuño, D, Isidro Serdán, D. Ramón Rodríguez, a los contramaestres José Cortés y Francisco Sorivelles, como también a los pasajeros D. Antonio Ors de Jacinto y D. Pedro Ortuño y Ballester, a los marineros Antonio Ballona y Bayona, Vicente Grau y Lloret, Francisco Cortés de José y Simón Lloret de Gregorio, timonel durante el combate.

Lo que tengo la satisfacción de participar a V., cabiéndome igualmente la de haber V. contribuido a tan glorioso suceso con las acertadas instrucciones que V. me comunicó, y puse en práctica para que lo eleve al gobierno de S.M.

Dios guarde a V. muchos años.

A bordo del falucho Plutón en el puerto de Valencia a 16 de octubre de 1839.

— Gaspar Ortuño –

Sr. Director de la empresa de guardacostas.

gaspar ortuño

Diario constitucional de Palma del 11 de Octubre de 1840.

Gibraltar 18 de agosto.

El asunto del Terrible queda cortado por ahora, volviendo las autoridades inglesas a la empresa de Ors y compañía; pero quedando esta en litigio con los antiguos dueños de él, que han ofrecido una buena fianza para las resultas.

El movimiento de este puerto es muy continuado, y la gente de esta plaza se alegraría con una guerra, pues en este caso vale todo mucho en ella.

Tenemos noticia que hace poco salieron más de 1500 fardos que precisamente han desembarcado entre Málaga y Almería. El contrabando encuentra oposición si es de menudeo, más los pájaros gordos ya saben cómo se rompe la red.

algeciras_max

Algeciras.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Misterios de Benidorm. 2-La isla de Benidorm y su ubicación.

Los benidormeros la conocemos por el nombre de “l’Illa”, un promontorio rocoso enmedio de la mar y de forma triangular que es una prolongación de la Sierra Helada de Benidorm.

Históricamente ha sido escondite de piratas, lugar de pesca o refugio ante epidemias, e incluso hay relatos que dicen que en ella nació el gran general cartaginés Aníbal Barca.

Pero lo que nos ocupa hoy es su situación en la bahía de Benidorm, pues está justamente enmedio de esta, tan centrada está, que las distancias a ambos extremos de la bahía y al casco urbano son prácticamente iguales.

¿¿¿Quién la puso ahí???

De nuevo la ciudad de Benidorm ha sido agraciada con una sorprendente naturaleza única en el mundo.

Para poderlo comprobar os dejo una imagen del Google Earth.

google earth Benidorm 2

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Misterios de Benidorm. 1-La anómala gravedad en la Avda. de Europa.

La Avda. de Europa, o de la Comunidad Europea, de Benidorm es la principal entrada de turistas a nuestra villa, pues en ella se ubica el peaje de la AP-7 y da acceso a la ciudad y a la zona de la playa de Levante.

IMG_20190805_101448

A pocos metros de la AP-7 nos encontramos con la primera rotonda que da la bienvenida al visitante; esta rotonda da acceso a los colegios e institutos, al Palacio de Deportes, al Palacio de Justicia, a la estación de autobuses y al parque comarcal de bomberos.

IMG_20190805_103100

Justo después de esta rotonda hay un pequeño repecho que sirve para salvar el recorrido del popular “trenet”, por lo que a simple vista parece una cuesta arriba. En este tramo es donde está la supuesta anomalía, aunque yo creo que es una ilusión óptica y en vez de ser una cuesta arriba, en realidad es cuesta abajo.

IMG_20190805_101552

La anomalía consiste en que, aunque a simple vista parece una cuesta arriba (o abajo, según el carril en que estés), si dejas caer agua en el suelo, sueltas una pelota, o bien dejas el coche en punto muerto y sin frenos, estos irán hacia arriba contraviniendo las leyes físicas de la gravedad.

Esta anomalía no sólo sucede en Benidorm, sino en otros lugares de la mundo también.

Y es que a Benidorm, a pesar de tanto cemento, la naturaleza lo ha tratado de forma sorprendente.

Os dejo el enlace a un vídeo que he hecho donde se puede ver en vivo este fenómeno tan raro.

https://youtu.be/y5_2rSceZGs

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Y hablando del “Torrejó”…

Y hablando del “Torrejó”… se me ocurre compararlo con una imagen del “Castell de Benedormiens” sito en Playa de Haro (Gerona), y construido por la familia árabe de los “Beni-Dorm”, según documentos del año 1041.

1-torrechó-2

“Torrejó” de Benidorm.

benedormiens2“Castell de Benedormiens”, hoy Casa de Cultura de Playa de Haro.

Y a mi me parece que tienen un estilo arquitectónico muy parecido, con su planta rectangular, sus almenas y hasta la puerta y ventanas.

¿Casualidad?
¿O quizás fueron construidos por la misma familia árabe dedicada a la construcción de castillos y fortalezas?

Aquí lo dejo, y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El Torreón, Torrejó o Torrechó.

Hablando con un amigo esta mañana me cuenta de que hay gente que todavía busca el emplazamiento del renombrado “Torrejó” de Benidorm que da nombre a una plaza y lugar en el municipio.

Aunque ya publiqué estas imágenes en mis páginas de Facebook, me veo con la necesidad de publicarlas aquí porque me doy cuenta de que hay algunos que, o no se han enterado, o no se han querido enterar.

Según las propiedades de estas imágenes, fueron encontradas y adquiridas por mí el 22 de Agosto de 2014, de la revista “La Semana Cómica” editada en Barcelona por un Benidormero, Tomás Orts Ramos, con fecha de 5 de Abril de 1894, y remitida a esta revista por Don Gregorio Llorca.

1-la semana cómica. 5-4-1894, página 12.-foto de benidorm-torrejó.-2

Recortando y ampliando la imagen podemos ver un “torreón” defensivo que formaba parte de la muralla del castillo de Benidorm, con sus almenas incluidas.

1-torrechó-2

Es más, en la obra de Don Pedro María Orts Berdín, “Apuntes Históricos de Benidorm” de 1892, volvemos a ver una imagen parecida en la que se ve de nuevo el “Torrejó” almenado.
Es curioso que a ningún historiador se le haya ocurrido escanear y ampliar esta imagen con la tecnología actual.

 

apuntes históricos (2)

Si ampliamos más la imagen se pueden ver bien las almenas.
apuntes históricos (2) torrejo

Según me contó mi querido y buen amigo César Evangelio, este edificio fue adquirido a principios del siglo XX por Doña Leonor Canalejas.

Según vemos en otras fotos antiguas, Doña Leonor Canalejas hizo reformar este “Torrejó” eliminando sus almenas y poniéndole un tejado de varias aguas, que era lo típico de aquella época para aprovechar el agua de la lluvia.
1951

En esta imagen fechada en 1951 vemos cómo quedó después de la reforma.

1-1940-2

Imagen de 1940 con la casa muy blanca, símbolo de estar muy bien cuidada.

069

Otra vista del edificio que Doña Leonor Canalejas legó al pueblo de Benidorm para hacer escuelas, aunque estas fueron edificadas en otro lugar más propicio llevando el nombre de esta señora.

En los años 60, el solar de esta construcción fue aprovechado para instalar unas pequeñas atracciones feriales y en los 70 se construyó allí un nuevo ayuntamiento, que ahora da uso a oficinas municipales.

11205_471584402897251_66970589_n

Bueno, espero que haya quedado claro y quede constancia del “hallazgo”, aunque un servidor no sea “historiador” titulado.

Y más:
En el encabezamiento de este “blog” mío se pude ver la imagen de la revista “La Semana Cómica” de la que hablo en este artículo. Está siempre ahí a la vista.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El crimen del Expreso de Andalucía.

El 12 de Abril de 1924 hubo un asalto al tren Expreso de Andalucía en el que asesinaron al benidormero Ángel Ors Pérez, hijo del inspector del servicio marítimo de la Tabacalera en Málaga, y sobrino de Don Miguel Orts, jefe de la Central de Teléfonos Interurbanos en esta capital.

Algunos testimonios cuentan que no era parte del complot para el robo de este tren, sin embargo otros lo muestran como implicado en la trama.

Esta tragedia ha sido plasmada en una serie de RTVE, “La huella del crimen”.

Os dejo los enlaces a los vídeos.

1-http://youtu.be/eh8SnJLM33I
2-http://youtu.be/9KyNkpNHq04
3-http://youtu.be/X4yB2LzTpb4
4-http://youtu.be/_vq2jg37QsY

————————————————————–

crimen-expreso_Andalucia

————————————

El crimen del Expreso de Andalucía

Por Francisco Pérez Abellán

 

El crimen del Expreso de Andalucía fue muy famoso en su época. El impacto que provocó en una sociedad aparentemente acostumbrada al orden y sometida a la dictadura de Primo de Rivera hizo que se empezaran a cantar coplas de ciego, se generara una novela y al menos una importante película. En la actualidad, en el Museo de Cera de la plaza de Colón de Madrid se conserva una cuidada reconstrucción del mismo.

El hecho consistió en el asalto y robo del coche-correo en el que viajaba toda la correspondencia privilegiada, certificados y pliegos de valores para las capitales andaluzas y norte de África, así como despachos precintados del extranjero llegados de la frontera francesa, vía Hendaya, con destino a Gibraltar y Tánger. Cualquiera que conociera el servicio podía imaginarse que en dinero y valores se transportaba mucho más de un millón de pesetas, cantidad muy jugosa en aquellos tiempos.

Los encargados del coche-correo eran aquel día, 11 de abril de 1924, el oficial primero Santos Lozano León, de cuarenta y cinco años, y Ángel Ors Pérez, de treinta. Lozano era de estatura normal, amable y cumplidor. Tenía a su cargo el servicio Madrid-Cádiz. Y Ors, alto, fornido, un auténtico atleta de carácter extravertido, estaba al frente del servicio Madrid-Málaga. Estaba previsto que viajaran en el mismo coche hasta Córdoba, donde se separarían para continuar sus rutas, pero aquel viaje, por muchas razones, se saldría de lo previsto.

En la estación de Aranjuez, a la llegada del Expreso, tres hombres se acercan al coche-correo por el lado contrario al de los andenes. Aunque nada haga sospecharlo se disponen a desvalijar el tren. Uno de ellos, el que parece llevar la iniciativa, es José Sánchez Navarrete, de treinta y tres años, elegante y estirado, de profesión oficial de Correos, por lo que conoce bien las costumbres de sus compañeros que van al cargo de los envíos del Expreso. Está acompañado por Antonio Teruel López, treinta y cinco años, tez morena y bigote, y por Francisco de Dios Piqueras, de treinta y cuatro años, de complexión recia, al que la sífilis le ha dejado una nube de nata en la pupila de su ojo izquierdo. Estos dos son ocasionales jugadores de ventaja, sin profesión conocida. Navarrete da unas voces llamando a Lozano. Lo hace en voz alta para que se le oiga bien. Cuando el ambulante de Correos le responde le pregunta por su compañero Ors. Avisado este, del que habría de sospecharse una posible participación en el plan inicial del robo, consigue que les dejen subir al coche. Lo hacen entrando por la ventana, porque la puerta del vagón de ese lado del tren no se abre. Poco después el convoy se pone en marcha y pasa un buen rato hasta que los ladrones se deciden a actuar, después de Castillejo, camino de Alcázar de San Juan.

tren expreso350px-MZA668JPVL

Lozano estaba trabajando de espaldas al retrete y Ors descansando tumbado en su colchoneta. De improviso, Antonio Teruel que sale del retrete, empuña las pesadas tenazas de marchamar y sin previo aviso descarga un golpe mortal en el cráneo de Lozano, atacándole por detrás. Acto seguido, le devuelve a golpear con saña hasta que está seguro de que no se levantará nunca más de la posición en la que lo deja, tendido en decúbito supino con la cabeza hacia la puerta del evacuatorio. El otro oficial, Ángel Ors, se remueve inquieto en su lecho y está a punto de incorporarse porque el jaleo dentro del coche ha acabado por despertarle, cuando Teruel se sitúa sobre él con las temibles tenazas de marchamar y le descarga un golpetazo en medio de la frente. Alguien con el cráneo menos duro que Ors consigue incorporarse y echarle las manos al cuello a su agresor. Teruel se enfrenta entonces a toda la fuerza de un atleta que le pone una resistencia para la que no estaba preparado. En la pelea pierde las tenazas y golpea a su víctima con la culata de su pistola. El forcejeo habría acabado mal para el asesino si sus cómplices no se hubieran decidido entonces a ayudarle. Entre los tres consiguen sujetar a Ors. Mientras sus compinches le mantienen inmovilizado, Teruel busca su pistola, una vez que la encuentra la apoya en el pecho de Ors pasando su brazo por encima de la cabeza del caído, y acto seguido le dispara. Luego da la vuelta, se sitúa frente al cuerpo y le vuelve a disparar. Esta vez la bala le entra por el labio superior. El segundo oficial de Correos está listo. Sin pérdida de tiempo, Navarrete, Piqueras y Teruel comienzan a destripar sobres y paquetes. Es tal su precipitación y atolondramiento que se dejan olvidados algunos de los envíos de mayor valor.

El tren se acerca a Alcázar de San Juan, el lugar donde los bandidos tienen establecida la cita para su regreso a Madrid. Han recogido todo el dinero en metálico y joyas que han podido. Son casi las once de la noche. Se preparan para saltar a tierra antes de que el convoy entre en la estación. Apagan los quinqués de trabajo del vagón y el farol de la parte central. A oscuras, con el botín convenientemente empaquetado aguardan a que el tren atraviese lentamente el paso a nivel de Quero, frente a las bodegas del marqués de Mudela. Siempre por el lado contrario al de los andenes, los tres asesinos descienden y van al encuentro del cuarto miembro de la banda, José Donday, “Pildorita”, llamado así por su afición al pastilleo, que les espera con un taxi para llevarles a Madrid.

El tren Expreso, con el coche-correo convertido en carroza fúnebre sigue su viaje sin que nadie repare en lo ocurrido. La pareja de la guardia civil que viaja en el tren no tendrá conciencia de la gravedad de lo ocurrido hasta llegar a Córdoba. Allí se enterará también el periodista de sucesos Francisco Serrano Anguita, recién casado, que con tanto acierto profesional ha elegido este tren para su viaje de luna de miel.

Los asesinos de la banda del Expreso retornan a la capital y recién llegados deciden repartirse el botín, cosa que hacen en el domicilio de Antonio Teruel, en la calle Toledo. Navarrete se encarga de llevarle su parte al quinto miembro del grupo y cerebro del golpe, Honorio Sánchez Molina, hombre de negocios que había sido candidato a concejal con los mauristas.

Los dos brutales asesinatos, una vez descubiertos a la llegada del tren a la estación de Córdoba, provocaron un gran escándalo que evolucionó hacia una delicada situación política. Por ello la policía preparó una gigantesca operación en la que activó a todos sus confidentes. Dentro de ese despliegue, el sereno de la calle Toledo alertó a los agentes de la extraña actividad de un vecino, Antonio Teruel, que vive en la finca número 105. Dos agentes suben a la casa e interrogan a Carmen Atienza, la esposa del sospechoso. Como la mujer no se muestra convincente con sus respuestas, los policías se la llevan a comisaría. La casa se queda bajo una discreta vigilancia. Antonio Teruel, que se escondía en un guardillón de la finca, no pudo soportar la detención de su esposa ni el cerco de la policía. Sintiéndose acosado y a punto de ser detenido, resolvió quitarse la vida. El lunes 21 de abril de 1924, la portera de la finca, sospechando de luces y ruidos en el piso tercero, que debía estar vacío desde que los policías se llevaron a Carmen Atienza, da aviso a los guardias que fuerzan la entrada. En seguida se encuentran a Teruel con un tiro en la sien encima de la cama de matrimonio. En los tubos metálicos de la estructura de esa cama que es hueca, los investigadores encuentran escondido parte del botín del robo del tren Expreso.

http://agosto.libertaddigital.com/el-crimen-del-expreso-de-andalucia-1276230552.html

José Donday Hernández Antonio Teruel Carmen Atienza

José Donday Hernández, Antonio Teruel López y Carmen Atienza.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El forat del Puig Campana.

El forat del Puig Campana

————–

Un dia m’agüelo en casa,

me va contar la versió,

del forat del Puig Campana,

ara vos la conte yo.

————–

El forat del Puig Campana,

va ser obra del cavall,

de Sant Jaume matamoros,

quan baixava per avall.

————–

Uns diuen que era blanc,

atres diuen que era groc,

pero en una bona patá,

va fer un bon enderroc.

————–

Quin animal més salvage,

seria eixe animalot,

que de una bona patada,

va fer el nostre illot.

————–

I clavant l’espasa en terra,

per a fer-se un bon cami,

Sant Jaume trau una font,

que anomenen del Molí.

————–

Atres diuen que Roldàn,

va fer eixe foraot,

no digueu tantes mentires,

mira que trac el garrot.

————–

Un jagant diuen uns atres,

per a que el sol no s’amagara,

i aguantara un rato més,

que la novia s’en anara.

————–

I a mi me dona lo mateix,

lo que diga Micaelo,

i crec més lo que me va dir,

d’eixa història el meu agüelo.

 

San Jaime Puig campana

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario